aqui hay una historia interesante para la proxima vez que se despidan de un simpatico amigo

Antes de la batalla de Angincourt en 1415, los franceses, que anticipaban su victoria frente a los ingleses, propusieron cortarle el dedo del medio a cada uno de los prisioneros de guerra, ya que sin ese dedo sería imposible disparar los famosos arcos de flechas británicos y, por lo tanto, dejarían de usar un arma importantísima en futuras batallas. Estos arcos estaban hechos con la madera del árbol de tejo. El acto de lanzar flechas era conocido vulgarmente entre los soldados ingleses como “halar el tejo”, refiriéndose a dicho árbol.

Para sorpresa de los franceses, los ingleses ganaron la batalla y luego dieron muestras de que conocían sus planes secretos, ya que comenzaron a mostrarles el dedo del medio en sus narices, mientras decían mofándose de los prisioneros: “todavía podemos halar el tejo”. Y fue así como surgió esta costumbre que luego se extendió por el mundo como muestra de burla, sarcasmo y desafío.

‘The Battle That Made England’. Little Brown & Co., 2006

Fuente: minuto a minuto.com

Anuncios